Mar. Feb 27th, 2024

Leonardo da Vinci sigue siendo reconocido hoy por sus innovaciones revolucionarias en las artes y las ciencias. Recientes análisis, publicados en el Journal of the American Chemical Society, desvelan que su amor por la experimentación alcanzaba las capas base bajo sus pinturas. Sorprendentemente, las muestras de «Mona Lisa» y «La Última Cena» sugieren que Vinci experimentó con óxido de plomo (II), dando lugar a la formación de un compuesto raro llamado plumbonacrita bajo su obra.

Los colores y pigmentos del estudio de da Vinci han sido un misterio. Esto ha llevado a los académicos a analizar de cerca sus escritos y obras en busca de pistas. Pinturas como la «Mona Lisa», del siglo XVI, fueron pintadas sobre paneles de madera que requerían una espesa «capa base» antes de la pintura.

Mientras que otros artistas usaban yeso, da Vinci experimentó aplicando capas gruesas de pigmento blanco de plomo y añadiendo óxido de plomo (II) a su óleo, un pigmento naranja que confería propiedades especiales de secado a la pintura final.

Análisis exclusivo de pinturas mundialmente conocidas Esta técnica también se usó en el lienzo de la «Última Cena», desviándose de la técnica tradicional del fresco de la época. Para estudiar estas capas con detalle, Víctor González y su equipo aplicaron técnicas analíticas de alta resolución a pequeñas muestras de estas dos pinturas.

Las pruebas se realizaron en una «micromuestra» de la «Mona Lisa» y en 17 micromuestras de la «Última Cena». Mediante difracción de rayos X y espectroscopía infrarroja, descubrieron que las capas base contenían no solo aceite y blanco de plomo, sino también plumbonacrita (Pb5(CO3)O(OH)2), un compuesto de plomo más raro.

Primera prueba experimental exitosa Aunque se sabía que los pintores añadían óxido de plomo para acelerar el secado, esta técnica no se había probado experimentalmente en la época de Da Vinci. Los investigadores solo encontraron referencias al PbO en sus escritos, relacionado con tratamientos de piel y cabello, aunque ahora se sabe que es tóxico. Aunque no lo escribió, estos hallazgos sugieren que los óxidos de plomo jugaron un papel crucial en la paleta del maestro.

Revelación que amplía nuestra comprensión de da Vinci Estos descubrimientos revelan que da Vinci fue innovador no solo en la pintura, sino también en la investigación de materiales. Su disposición a experimentar con pigmentos y técnicas sugiere que fue un auténtico pionero en el uso de materiales y sus propiedades.

Se necesita más investigación Esta investigación plantea nuevas preguntas sobre el uso del óxido de plomo en el Renacimiento. Las suposiciones sobre materiales y técnicas pueden revisarse, ya que el descubrimiento de plomo en las obras de da Vinci abre nuevas perspectivas. Otros artistas de la época podrían haber utilizado técnicas similares que aún no se reconocen.

La estabilidad del plomo en condiciones alcalinas es fascinante. ¿Cómo logró Da Vinci mantenerla en sus pinturas? Podría haber comprendido las propiedades químicas de los materiales, destacando su genialidad no solo como artista, sino también como científico.

Un descubrimiento con amplias repercusiones Este hallazgo trasciende el arte y alcanza a la comunidad científica. Demuestra la estrecha conexión entre ciencia y arte. Aplicar técnicas modernas a obras antiguas abre nuevas posibilidades para comprender las técnicas y materiales usados por los artistas del pasado, crucial para la conservación y restauración de tesoros artísticos.

La investigación de Víctor González y su equipo destaca la colaboración entre expertos en arte y científicos, construyendo puentes entre disciplinas para adquirir nuevos conocimientos. Este enfoque interdisciplinario puede desvelar muchos misterios en el arte y proporcionar una visión más profunda del mismo.