Vie. Ene 27th, 2023

Un fragmento de ochocientas páginas, publicado póstumamente: El tercer volumen de «El teatro en Alemania», de Günther Rühl, abarca los años 1967 a 1995.

La crítica teatral es el arte de la visualización interpretativa de un acontecimiento escénico que se sitúa en el pasado. En este sentido, la crítica cotidiana, que parece tan dependiente de la actualidad, forma parte de una historia teatral en curso, incluso cuando no se ve a sí misma como tal. Nadie ha sido capaz de mostrarlo tan claramente y hacerlo tan fructífero como Günther Rühle. Su exigencia era que las producciones que veía reflejaran el presente en el que vivía. Y era la esperanza que abrigaba. No esperaba demasiado de un teatro sin referencia al tiempo, una historia del teatro sin historia contemporánea. El hecho de que cuanto más vivía Rühle, menos le hablaba el teatro de aquellos para quienes se representaba y más y más de quienes lo hacían, probablemente le habría dolido aún más si no hubiera creído en el teatro en un sentido existencial. La frase de Ranke de que la historia tiene por objeto al hombre fue aplicada al teatro por él mismo, que no se veía ni como historiador ni como estudioso del teatro.

Berlín Occidental, enero de 1970. El director Peter Palitzsch, que había abandonado la RDA por Occidente nueve años antes, combinaba cuatro de los dramas reales de Shakespeare en un proyecto que tituló «La guerra de las rosas». Las cosas se ponen sangrientas: los hijos matan a sus padres, los padres matan a sus hijos, el rey se agacha exhausto entre cadáveres en un campo de batalla. «Todo esto», dice Günther Rühle en el tercer volumen de «El teatro en Alemania», su monumental relato del teatro entre 1887 y 1995, «bajo la luz más brillante, delante de paredes blancas, expuesto bajo un gran friso de esqueletos y calaveras encima del escenario, sobre el que colgaban vigas quemadas de casas destruidas como proyectiles desde el cielo asesinado. Interpretado por actores al estilo de Brecht. Cambios de escena rápidos y a menudo cinematográficos (Wilfried Minks construyó un sistema de paredes deslizantes). Había una distancia hechizante. Dos veces tres horas. En las ovaciones finales, «un acontecimiento». – Fue el comienzo del año en que la guerra de Vietnam se vivió también en Europa». Y se lee de forma tan apasionante, tan directa, cuando Günther Rühle entrelaza la descripción del presente y la historia contemporánea.

Para el primer volumen de su monumental relato, publicado en 2007, que comienza en 1887, Rühle recurrió a los servicios de colegas críticos de épocas teatrales anteriores como fuente a distancia de décadas para poder describir y visualizar lo que él mismo no pudo ver ni en escena ni grabado. Esta restricción sigue aplicándose a gran parte del segundo volumen, que abarca los años de 1945 a 1966 y se publicó en 2014. El tercer volumen, publicado ahora póstumamente, se centra en los años comprendidos entre 1967 y 1995. Rühle trabajó en él casi hasta el final de su vida, antes de perder la vista. Aunque la obra, que ahora debía pasar a otras manos, estaba ya muy avanzada y constaba de más de setecientas páginas, la versión revisada, que Hermann Beil y Stephan Dörschel han publicado ahora, es todavía un fragmento. En septiembre de 2020, el autor envió el manuscrito a sus editores, y el 10 de diciembre de 2021 Günther Rühle falleció a la edad de 97 años. Tres meses antes había aparecido una última obra: un libro de vida y despedida titulado «Un viejo envejece».

Una especie de parto en escena
En el tercer volumen de «El teatro en Alemania» tenía que ocurrir algo que a Rühle, como relata Hermann Beil, que también forma parte de la historia del teatro desde hace mucho tiempo, le daba francamente miedo: Durante el proceso de escritura, no sólo pasó de ser un reconstructor de actuaciones pasadas a un testigo ocular que ahora podía informar y comentar muchas cosas desde su propia experiencia, sino que él mismo también se convierte en el objeto de actuación de su historia. Rühle, que había comenzado su carrera como periodista en Frankfurt en 1953 y se incorporó a la redacción del F.A.Z. en 1960 y dirigió su sección de reportajes de 1974 a 1985, asumió la dirección del Frankfurt Schauspiel en 1985. Günther Rühle describe así al hombre que el entonces jefe del Departamento de Cultura Hilmar Hoffmann quería convertir en sucesor de Adolf Dresen: «Crítico en Frankfurt durante treinta años, jefe del feuilleton de la F.A.Z. durante diez años, 60 años, formado en el arte de la disección teatral de Herbert Ihering. Rühle se negó dos veces y la presión aumentó. En febrero de 1985 cambió de frente…».

El escándalo por la obra de Rainer Werner Fassbinder «Der Müll, die Stadt und der Tod» (La basura, la ciudad y la muerte), que se entendió como antisemita, parecía ya superado, porque Dresen había renunciado a la representación prevista el año anterior tras una discusión con la comunidad judía de la ciudad, y cuando el director de la Alte Oper quiso asegurar la representación de la obra en Fráncfort, fue suspendido por su patrón, el alcalde de Fráncfort en aquel momento. El Intendente Rühle, que incluyó la obra en el programa, reavivó un escándalo que el crítico Rühle había seguido previamente desde la distancia.

No iba a ser el único escándalo en la dirección de Rühle: Einar Schleef, a quien Rühle había acudido como uno de los primeros cuando empezó a buscar obras, directores y actores, puso en escena «Mütter». Más de la mitad del público abandonó el estreno. Rühle le apoyó y Schleef acabó imponiéndose. Y hubo otro gran éxito: Cuando el director Holger Berg se peleó con su protagonista durante los ensayos y tuvo que buscar rápidamente un sustituto, un joven actor que estaba previsto para el papel secundario de Osrik se convirtió de la noche a la mañana en Hamlet: Martin Wuttke. «Fue una especie de parto en escena», escribe Rühle.

No del todo libre de amargura
Cinco años más tarde, Schauspiel Frankfurt puso en escena «Experimenta 6», dedicada a Heiner Müller. Fue «la exposición de obras más completa jamás dedicada a un dramaturgo en Alemania». Ulrich Mühe, a quien Heiner Müller había traído a la BE desde Karl-Marx-Stadt en 1982, subió al escenario con «las ruinas de Europa a sus espaldas». Pero no eran más que las ruinas de la RDA, cuya agonía había comenzado poco antes. Heiner Müller describiría «Experimenta 6» como un «funeral de primera clase», pero para Rühle seguía siendo el «encuentro más intenso de la RFA con una obra que había crecido en la RDA en el momento anterior a la unificación de los dos estados alemanes». El teatro no había contribuido a dar forma al «proceso de unificación política del país, aún dividido», pero lo había «tocado».

Rühle no tuvo muchos más momentos así de contacto entre política y teatro. La época del teatro burgués ha terminado. Rühle lo mide en un periodo de 250 años y eligió para los tres volúmenes de su opus magnum una sección que comenzaba con el ascenso de Ibsen y terminaba con la muerte de Heiner Müller. La producción de Peter Stein del » Fausto » completo, dividido en cuatro partes a lo largo de dos días en la Expo 2000 de Hannover, fue ya un epitafio. Rühle concluye su sobrecogedor fragmento, cuya lectura es apasionante en su totalidad y al comienzo del cual sitúa la procesión triunfal de Brecht, con un breve balance no del todo exento de amargura. Pero no puede ser de otro modo al final de una vida que durante setenta años se caracterizó por una gran constante: observar, analizar y, siempre que fuera posible, disfrutar reflexivamente del teatro y de sus procesos de cambio.