Lun. May 27th, 2024

El nuevo Wonka, dirigido por Paul King, se aparta del enfoque «weird» de Danny De Vito y Tim Burton, así como de la nostalgia generada por el clásico de Gene Wilder. Esta versión adopta un tono similar a las fábulas de Paddington, dirigidas por el mismo director. A pesar de las expectativas, la película protagonizada por Timothée Chalamet es un éxito cinematográfico, con encanto, humor y una trama bien hilada.

King ha creado en Wonka una representación de las tácticas comerciales del libre mercado y las estratagemas de las grandes marcas. Aunque sigue la historia de un joven Willy Wonka que busca revolucionar el sector con recetas auténticas, conserva la inocencia esencial de un cuento clásico.

La película ofrece una mirada calculada sobre la sociedad de consumo, pero logra destacar en un panorama saturado de productos insípidos. Los números musicales, con un estilo propio de los musicales clásicos, carecen de artificio posmoderno; el humor es efectivo (Hugh Grant brilla como una de las personas más divertidas) y, en resumen, el contenido no desmerece al continente.

Este enfoque fresco y exitoso de Wonka demuestra la capacidad de narrativa de King y su habilidad para presentar una historia conocida bajo una nueva luz, convirtiendo una fábula sobre el libre mercado en una película cautivadora y entretenida.