Vie. Ene 27th, 2023

Puede que el año que viene traiga pocas revoluciones de productos, pero allanará el camino para cambios importantes en el diseño, la fabricación y la distribución de dispositivos de consumo.

Las revoluciones no llegan todos los años; de hecho, en el campo de la electrónica de consumo hace mucho tiempo que no vemos una. Parece que tampoco será el caso en 2023, pero varias innovaciones podrían hacer que el año que está a punto de comenzar sea más interesante que el que está llegando a su fin, si lo consideramos desde la perspectiva de la tecnología que utilizamos a diario.

El Ces
Empieza pronto, con el Consumer Electronics Show, que se inaugura oficialmente el 5 de enero en Las Vegas, precedido, sin embargo, por una serie de anuncios que ya han comenzado en los últimos días. Nada llamativo, por ahora: una línea de electrodomésticos de LG, que pueden actualizarse incluso después de la compra con actualizaciones de software que introducen nuevas funciones; ordenadores diseñados para trabajar a distancia de Lenovo, televisores de TCL, Panasonic, Sony, Samsung y prácticamente todos los grandes fabricantes. Aquí, más que los nombres, cuentan las soluciones tecnológicas, y se espera que los paneles Mini-Led y QD-Oled bajen de precio y estén disponibles en una mayor variedad de tamaños.

Italian Tech seguirá a Ces minuto a minuto. Pero en realidad, como suele ocurrir, las verdaderas novedades se encuentran detrás de los stands: se espera que LG, por ejemplo, presente una solución para dotar a las cámaras de los smartphones de un zoom comparable al de las cámaras sin espejo. Una tecnología y no un producto, pero lo más probable es que se vea alguna aplicación práctica ya a finales de febrero en el Mobile World Congress.

Teléfonos inteligentes
Para el mundo de los smartphones (y no sólo), el evento de Barcelona es el más importante del año. Fue el primer evento mundial de alta tecnología que se clausuró en 2020 debido a la pandemia, al que siguieron una edición sólo nominal en 2021 y otra dedicada principalmente a minoristas y operadores en 2022. Así que este año la curiosidad es máxima, aunque algunos grandes nombres lanzarán sus modelos más esperados antes del MWC: entre ellos Samsung, con el Galaxy S23 probablemente a principios de febrero, y Oppo, unas semanas más tarde. Entre medias, OnePlus estaría planeando una presentación de su próximo tope de gama que podría decir mucho, si no por el dispositivo en sí, por el lugar: Nueva Delhi, al menos según Times Of India.

Lejos de China
Surge así un tema fundamental de este 2023, que no es estrictamente tecnológico sino geopolítico: la búsqueda de alternativas a China para la producción, desarrollo y lanzamiento de dispositivos electrónicos. La tendencia se mantiene desde hace tiempo, dadas las tensiones entre Estados Unidos y la República Popular, agravadas por la escasez de cóvidos y patatas fritas. Pero el año que viene podría marcar un punto de inflexión: Apple ya ha externalizado la producción de iPhones, iPads, AirPods y Macs a varias empresas de Vietnam, Taiwán, India y Brasil, y ha ayudado a crear dos fábricas de microchips de TSMC en Arizona, una inversión de 40.000 millones de dólares. Es probable que la producción comience en 2023, y no es seguro que el chip del próximo iPhone se fabrique ya en EE.UU., pero el camino está trazado.

Un año ajetreado para Apple
De hecho, los nuevos procesadores -que adoptarán la tecnología de 3 nanómetros- podrían acabar en los futuros MacBook Pro e iMac M2, previstos para otoño. En 2023, la compañía de Cupertino también debería poder lanzar por fin el Mac Pro con un procesador Apple Silicon, completando así su divorcio de Intel, aunque más tarde de los dos años prometidos por Tim Cook. Será un ordenador potente y caro, destinado a un nicho muy reducido de profesionales, por lo que es poco probable que tenga un impacto importante en la facturación de la empresa. Al igual que no se esperan grandes ventas de los tan anunciados visores de realidad aumentada, que podrían llegar realmente, tras años de rumores. Todo está dicho y escrito, pero los últimos rumores apuntan a que en 2023 llegará un dispositivo intermedio: no las auténticas Apple Glass, sino un visor para realidad aumentada y mixta, de precio elevado y prestaciones muy avanzadas, superior al Quest Pro de Meta, a la venta por 1.800 euros en Italia. 2023, por tanto, no será el año en que se popularice la realidad aumentada.

Tampoco se prevén revoluciones para el iPhone, ya que se espera que el nuevo chip proporcione una mayor duración de la batería en lugar de un aumento radical de las prestaciones. Así, la innovación de la que más se hablará sobre el nuevo smartphone de Apple podría verse presionada por Bruselas: adiós al puerto Lighting para carga y transferencia de datos, sustituido por un puerto USB-C para alinearse con los estándares impuestos por la Comunidad Europea.

Dados los esfuerzos de Apple en el Visor, los chips, los Mac y los cambios en el iPhone (que también podrían afectar a la App Store), es difícil esperar grandes sorpresas de los iPads y otros Mac, todos ellos actualizados recientemente. Quizá lleguen novedades para los HomePods y los Airpods Max, pero no habrá Apple Car ni iPhones o iPads plegables en 2023 (eso sí, en primavera podrían llegar nuevos colores para los modelos actuales).

Un nicho en expansión
Quien sin duda presentará nuevos smartphones plegables será Samsung, que muy probablemente mantendrá la fecha habitual de agosto para renovar los Galaxy Fold y Galaxy Flip. Los coreanos son los líderes del mercado en un segmento pequeño pero cada vez más concurrido, con Motorola, Oppo y Vivo decididos a hacer de las suyas, y -parece- hasta Google preparando un Pixel Foldable para otoño. Samsung se enfrenta a un reto difícil: mejorar dos productos ya muy buenos y dar a quienes aún no han comprado un plegable nuevas razones para hacerlo. Un procesador más potente o una cámara mejor difícilmente serán suficientes, por lo que este año podría haber cambios más relevantes en el diseño o la experiencia de usuario.

En busca de sentido
En septiembre tendrá lugar, como siempre, la Ifa de Berlín. En la feria de electrónica de consumo más importante de Europa no se esperan tanto smartphones como audio, vídeo y, sobre todo, electrodomésticos. El año pasado vimos por fin un esfuerzo por pensar en perspectiva: sobre los largos plazos de entrega con garantías de hasta veinte años (es el caso de algunos electrodomésticos Samsung), sobre la posibilidad de actualizar y reparar los productos (por ejemplo con Bang & Olufsen), sobre el esfuerzo para que las distintas plataformas inteligentes se comuniquen entre sí (2022 es el año en que por fin se ultimó el protocolo Matter para la domótica, adoptado por todos los grandes fabricantes).

Sin duda, en 2023 se confirmarán estas tendencias. Convencer a los consumidores de que inviertan en tiempos de continua incertidumbre económica, de que contaminen menos, de que den más sentido a las decisiones que toman cada día.