Vie. Ene 27th, 2023

Billie Eilish es la primera persona nacida en el siglo XXI que gana un Oscar. La cantante de 20 años cuenta a BBC 100 Women que ha luchado contra el síndrome del impostor y que crecer en el ojo público fue una «experiencia dolorosa».

Faltan tres horas para que comience su penúltimo concierto de Happier Than Ever, una gira mundial que ha llevado a Billie Eilish por cuatro continentes durante siete meses. La última parada es en Perth, en el extremo oeste de Australia.

Pronto se abrirá una trampilla en el estadio y ella saltará de debajo del escenario, como si saliera de una tostadora subterránea, y aterrizará en cuclillas bajo las luces blancas. Los 15.000 espectadores gritarán de éxtasis.

Durante los 90 minutos siguientes, seducirá a un público compuesto en su mayoría por mujeres jóvenes nacidas en este siglo, con su voz de ensueño, deslizante y de dos octavas. Se moverá por el escenario de puntillas y dando saltos que terminan en sentadillas, con la gracia de una bailarina entrenada desde los ocho años.

Entre canción y canción hablará con el público como si fueran sus mejores amigos, diciéndoles que les quiere.

Billie es una de las mujeres que figuran en la lista de las 100 Mujeres de la BBC, que cada año nombra a 100 mujeres inspiradoras e influyentes de todo el mundo. Este año, la lista rinde homenaje a los progresos realizados desde su creación hace 10 años.

«Estaba haciendo una entrevista hoy temprano», dirá cuando se suelte el pelo de dos moños apretados. «Y estaba diciendo que cuando una nueva persona entra en mi vida -cualquier tipo de cosa romántica- vosotros sois lo primero que menciono… ‘Para que lo sepáis, ¡esto viene conmigo!».

Y el público volverá a gritar.

Pero para todo eso aún faltan tres horas, y ahora mismo Billie Eilish está en la entrevista de BBC 100 Women que mencionará en el escenario, hablando de una carrera que tiene menos de una década.

Billie Eilish Pirate Baird O’Connell nació y creció en Los Ángeles de padres actores y músicos, que tuvieron papeles secundarios en series como Friends y The West Wing. Billie fue educada en casa con su hermano, el guitarrista y cantautor Finneas O’Connell. Ya escribía canciones a los cuatro años. Su ascenso al estrellato es ya leyenda.

Una noche de 2015, Billie, de 14 años, subió Ocean Eyes, escrita por Finneas, a SoundCloud para que su profesor de baile pudiera escucharla.

Cuando se despertó, miles de personas la habían escuchado. Le siguió un contrato discográfico y una serie de incómodos encuentros con hombres mayores.

«Miro hacia atrás con cariño en su mayor parte, pero, ya sabes, era tan divertido ser una niña de 14 años con mi hermano de 17 años y, ya sabes, haciendo cientos de reuniones constantemente», dice Billie a la BBC. «Eran muchas reuniones con gente que no sabía cómo hablar con niñas de 14 años».

A medida que la fama de Billie se disparaba, también lo hacían sus cuentas en las redes sociales. Con 100 millones de seguidores en Instagram y más de 60 millones en TikTok, una publicación de Billie Eilish enciende un motor mundial de comentarios. Dice que conoce la intoxicación y la acidez de los buzones de comentarios, ya que ella misma ha participado en muchos, así que le asusta ser objeto de un millón de conversaciones.

La fama mundial se tradujo en el interés mundial de algunos de los mayores medios de comunicación. Sus comentarios, desde los más triviales hasta los más serios y personales, como vivir con depresión e ideas suicidas, fueron analizados y repetidos por personas que le doblaban la edad.

Crecer en el ojo público es una experiencia dolorosa, dice, y es difícil seguir defendiendo cosas que dijiste cuando eras adolescente.

Resulta casi imposible imaginar cómo una persona tan joven podría haberse enfrentado a este intenso foco de atención y al peso de las expectativas de la gente de fuera.

Un número de junio de 2021 de la revista Vogue británica mostraba a la cantante, que entonces tenía 19 años, con un vestido ajustado de corsé satinado con un corte a la altura de la rodilla, que se alejaba de los atuendos emo holgados y sin género de los que había sido sinónimo. La portada generó comentarios no sólo en Internet, sino también en el New York Times, que comentó que a algunos no les había gustado que desafiara los estereotipos de género.

Billie afirma que no siente la necesidad de mostrar una sola versión de sí misma, aunque se siente más poderosa cuando se siente «masculina».

La canción favorita de Billie, Your Power, con letras como «puede que no quieras perder tu poder, pero tenerlo es tan extraño», dio lugar a un momento especialmente eléctrico en la última noche de la gira en Perth, cuando docenas de mujeres jóvenes levantaron trozos de papel que decían «gracias» mientras ella cantaba la balada.

Los carteles fueron confeccionados por la australiana Alyssah Louise, de 19 años, que los distribuyó entre los fans en el exterior. Para Alyssah, la canción trata de un periodo de abusos en su propia vida.

«Your Power es una canción con la que casi todo el mundo puede identificarse», explica a la BBC. «Cuando escucho esta canción, pienso en el hombre que abusó de su poder cuando estaba conmigo, en cuánto trauma me ha causado, física y emocionalmente».

Billie dice que la canción trata de varias personas que ha conocido, que han tenido influencia sobre otros y han luchado contra eso.

«Es muy difícil tener tanto poder, en general», dice. «Es duro tener poder y es muy duro cuando no tienes ningún poder y de repente tienes mucho poder. Es difícil no aprovecharse de él y abusar». Además de lo que trata la canción, eso vale para todo en la vida».

Hay un momento en su documental de Apple TV The World’s A Little Blurry, justo antes de que suba al escenario en Coachella en 2019, en el que la estrella Katy Perry la aparta suavemente y la invita a Billie a que la llame si alguna vez necesita hablar con alguien que entienda una vida que tan pocos llegarán a entender. Por mucho que las cosas fueran emocionantes en 2019, el ritmo no haría más que intensificarse, dice Perry.

Billie dice que aún no ha aceptado la oferta.

«Debería llamarla. En aquel momento no la creí. Ya era una locura. No podía imaginármelo más loco». Dice que es imposible describir a los demás lo que supone ser tan famosa. «Es como intentar explicar un color que no existe».

Y con eso llega el momento de que Billie entre en su mentalidad previa a la actuación, que implica una comida vegana -la gira es neutra en carbono y basada en plantas, influenciada por su madre ecologista Maggie Baird- y una serie de ejercicios de fisioterapia.

«No me veo a mí misma como si fuera algo que hay que explicar», dice la joven de 20 años. «Simplemente existo. Soy una persona».

Pero cuando sube al escenario, miles de teléfonos del público apuntan hacia ella, deseosos de entenderla, la voz de buena fe de una generación.

En una entrevista exclusiva en Perth (Australia), la superestrella Billie Eilish, de 20 años, habla con Megha Mohan, de la BBC, sobre su crecimiento ante el ojo público, la superación del síndrome del impostor, la toma de las riendas de su carrera y su entusiasmo por el hecho de que tantas mujeres artistas estén ahora encabezando las listas de éxitos y los festivales.