Vie. Ene 27th, 2023

La restauración de la muralla altoimperial de Conimbriga, de 2.000 años de antigüedad, y la excavación del anfiteatro son las prioridades del Museo Monográfico local para las próximas décadas, según reveló el director de la institución, Vítor Dias.

«El estado de degradación, fruto de siglos de expolio», de la muralla, la primera de la antigua ciudad romana, requiere «una urgente conservación, restauración y consolidación», argumentó Vítor Dias en una entrevista concedida a la agencia de noticias Lusa, precedida de una visita al yacimiento arqueológico en el municipio de Condeixa-a-Nova, distrito de Coimbra.

Por otro lado, es necesario «crear las condiciones para iniciar la investigación y excavación del anfiteatro situado cerca del pueblo de Condeixa-a-Velha».

«Para prever con éxito el futuro de los próximos 60 años del Museo Nacional, es necesario planificar varias tareas estructurantes que permitan a las nuevas generaciones consolidar el potencial de un vasto campo arqueológico», afirmó Vítor Dias.

Con una superficie de 22 hectáreas, Conimbriga «armoniza con el territorio y el paisaje a través de su materialidad, desde Alcabideque, donde se encuentra el Castellum Aquae y el inicio del acueducto romano que abastecía a la ciudad, hasta el extremo occidental de la muralla del Bajo Imperio», de construcción posterior.

«Es estructural conservar y poner en valor el tramo del acueducto que se ve al entrar en el museo y que está truncado por la carretera de acceso», defendió.

El director del Museu Monográfico de Conimbriga también apuesta por la «conservación y restauración y posterior puesta en valor del Castellum Aquae», a 3,5 kilómetros.

«Tanto el acueducto como la muralla son ejemplos únicos de materialidad romana en el actual territorio portugués y documentan la singularidad del paisaje que rodea al Museu Monográfico de Conimbriga y a su yacimiento arqueológico», afirmó.

En su opinión, «será imperativo destacar ambos, la muralla y el acueducto, en el discurso museológico», tras la aplicación del Plan de Recuperación y Resiliencia (PRR).

Estas son algunas de las cuestiones «que deberían debatirse, planificarse y ponerse en marcha de inmediato», lo que requiere «un plan metodológico interdisciplinar e interinstitucional a largo plazo», según Vítor Dias.

«No se puede omitir Conimbriga de cualquier reflexión para la comprensión de la región», defendió, al tiempo que subrayó que el yacimiento arqueológico debe asumirse como «puerta de entrada a la región Centro», aprovechando su «particular relación» con el territorio.

En el valle norte de Conimbriga, en la «misión de acercar» el Museo Nacional, que cumple 60 años, a la aldea de Condeixa-a-Velha, es importante «excavar en su totalidad la Casa dos Repuxos (…), añadiendo área de conocimiento y musealización», propuso el director.

«Las excavaciones en la fachada norte de la Casa dos Repuxos se reanudaron en 2021, 82 años después de la primera intervención», recordó el arqueólogo, indicando que los trabajos continúan dentro del Clúster de Ciencias Experimentales, en una colaboración con el Ayuntamiento de Condeixa-a-Nova y la Universidad de Coimbra.

En noviembre, el Museo Nacional promovió una reunión con otras entidades públicas de la región, con el objetivo de «valorizar la centralidad» del lugar, con vistas a formalizar el proyecto «Conimbriga — Puerta de la región Centro».

Además de Vítor Dias, asistieron a la reunión el director general de Patrimonio Cultural, João Carlos Santos, un representante de la Comisión de Coordinación y Desarrollo Regional del Centro, Joaquim Felício, el secretario ejecutivo de la Comunidad Intermunicipal de la Región de Coimbra (CIM), Jorge Brito, el presidente de Turismo do Centro, Pedro Machado, y el alcalde de Condeixa-a-Nova, Nuno Moita.